lagupres

Prelimpieza de Equipos Industriales con Lavados Químicos

Los procedimientos de parada de planta en instalaciones químicas y petroquímicas terminan habitualmente con el vaporizado de líneas y equipos.

Este proceso tiene algunos inconvenientes.

  • No es una garantía de eliminación de contaminantes.
  • Genera endurecimiento en los residuos finales que dificultan su posterior limpieza o eliminación.
  • Puede plantear problemas de olores en función de la ubicación de la industria y la dirección del viento.

 

Como alternativa al proceso de vaporizado, LAGUPRES propone el desgasificado mediante lavados con arrastre químico. Estos lavados no sólo consiguen un efecto descontaminante, sino que sirven de prelimpieza de los equipos.

Dentro de estos servicios se planifican diferentes procedimientos en función de los contaminantes que hay que arrastrar y del tipo de equipo para limpiar.
De esta forma, se puede planificar la prelimpieza de una columna, un desalador, un tren de intercambio, una línea completa de proceso, un depósito, etc., y en cada caso se pueden obtener diferentes ventajas: eliminación de explosividad, arrastre de bencenos, reducción de suciedad, etc.

 

El procedimiento en todos los casos consiste en efectuar un montaje con los siguientes elementos.

  • Depósito de vacío de almacenamiento de acero inoxidable de 15 m3 de capacidad.
  • Bomba de impulsión: 150 m3/h - 10 bar.
  • Sistema de calentamiento.
  • Montaje de maniobra que permita la circulación del sistema: mangueras de productos químicos embridadas.
  • Sistemas de aditivación de producto químico activo y de retirada de contaminantes.

Las VENTAJAS de las prelimpiezas son las siguientes.

  • Mejora de las condiciones de seguridad para el personal que posteriormente deberá efectuar trabajos en el interior de los equipos, al haberse eliminado los contaminantes.
  • Reducción de tiempos de intervención en los equipos, puesto que ya se han prelavado.
  • Control de emisiones, ya que se elimina la emisión de gases a la atmósfera.

 

Este procedimiento no anula la intervención de la limpieza posterior, pero la minimiza de forma importante. Un caso concreto es la descontaminación de benceno en equipos.
Asimismo, en algunos casos como, por ejemplo, en los trenes de intercambio, resulta eficaz un lavado de este tipo para reducir parcialmente la suciedad y, de esta forma, alargar los períodos entre paradas con rendimientos de intercambio mejorados.